Azufaifa, pequeño fruto con gran sabor

La azufaifa, también conocida como jínjol, por el árbol del que procede, el jinjolero, tiene una forma similar a la aceituna, con un tamaño superior que puede variar entre 2 y 6 cm, forma globular y un pequeño hueso en su interior.

Cuando aún está madurando su exterior es de color amarillo verdoso que se va transformando el rojo hasta conseguir una tonalidad entre granate y marrón oscuro. Su textura es firme, la piel fina y crujiente a la mordida, el interior de color amarillo verdoso es dulce (similar a la manzana) y de textura harinosa. Cuando más maduro esta más tierno y dulce es su sabor.

Su momento óptimo de recolección es al finalizar en verano, durante el mes de septiembre.

Propiedades

  • Rica en azúcares, siendo, por tanto, nutritiva y energética, aunque no demasiado dado su pequeño tamaño.
  • Notable cantidad de vitamina C, lo cual favorece el sistema inmune.
  • La corteza y hojas se han empleado para elaborar preparados astringentes mientras que el fruto puede tener efectos laxantes.
  • Antioxidante, debido a su contenido en flavonoides.
  • También ha sido popular su uso en remedios para tratar afecciones respiratorias, faringitis, eccemas y pequeñas heridas externas.

Consumo

En España normalmente se consumen al natural, como tentempié o aperitivo, así como ingrediente en dulces y postres. Al secarlos se utilizan también para sustituir a los dátiles en las preparaciones culinarias.

También se han usado como base para elaborar licores artesanales. Para ello es necesario una gran cantidad de frutos desecados que se introducen en botella y se cubre con alcohol dulce, como anís. Se dejan macerar durante semanas o meses para hacer salir el sabor del jinjol.

En otros países como Jordania es un postre habitual y en China se emplea para preparar conservas dulces, vinos o vinagres.

El consumo en forma de infusión es típico de la medicina tradicional china por la capacidad de sus semillas para calmar los nervios y conciliar el sueño.

1 pensamiento en “Azufaifa, pequeño fruto con gran sabor”

  1. Me ha resultado muy curioso el artículo. Me han entrado ganas de probarlo. Es una pena que por Castilla la Mancha lo he buscado pero no lo he encontrado.
    Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *