Archivo

Las grasas inflaman el cerebro y aumentan el apetito

Un equipo de científicos en EEUU ha descubierto que las células del sistema inmune del cerebro, la microglía, se inflaman con el consumo de una dieta altea en grasas y esta inflamación esta relacionada con el aumento del apetito y, por tanto, el sobrepeso y obesidad. Es por este motivo que en nuestro entorno actual donde la comida saturada de grasas, sall y azúcar está siempre al alcance de la mano, nuestro cerebro nos sigue pidiendo cada vez más y con ello la epidemia de obesidad esta en aumento.

Para el estudio publicado en la revista científica Cell Metabolism, se usaron ratones a los que se le desactivaron genéticamente las células de la microglía, de forma que se comprobó que a pesar de seguir consumiendo una dieta alta en grasa comían un 15% menos y perdían  hasta un 40% de peso. Por otra parte, a los ratones normales se les provocó una inflamación de dichas células y comenzaron a comer un 33% más y ganaron hasta 4 veces su peso.

Sigue leyendo

Estimado Desconocid@

Hoy no os voy a hablar de alimentación sino de otra de mis aficiones, la escritura. Acabo de publicar mi primera novela de misterio “Estimado Desconocido” con la editorial Circulo Rojo.

Os dejo la sinopsis, el booktrailer y la entrevista que me hicieron en Interalmeria (la televisión de Almería) donde explico como me surgió la idea y también hablo de esta página.
Espero que os guste y si os animáis a adquirir un ejemplar podéis hacerlo aquí.

Sinopsis

Sigue leyendo

Falsos mitos: Las bebidas isotónicas curan la gastroenteritis

En los últimos días se está difundiendo el falso mito de que las bebidas isotónicas pueden ser utilizadas para tratar afecciones gastrointestinales.  Esto se está utilizando como estrategia de marketing en algunos supermercados, aquí os pongo un ejemplo de una cadena conocida de supermercados:

En principio, las bebidas isotónicas están pensadas para ser consumidas durante la práctica deportiva, pero también ayudan ante problemas digestivos. ¿Lo sabías ya?”

Esta afirmación es FALSA y a continuación paso a explicar los motivos.

Sigue leyendo

Ventajas uso compost

En la actualidad la eliminación de plantas y restos vegetales se ha convertido en un problema, concretamente en Almería se generan aproximadamente 1.700.000 toneladas al año de residuos y también supone un gasto para los productores. El uso de compost puede ser una solución.

¿Qué es el compost?

Abono orgánico procedente de la descomposición de la materia orgánica que se encuentra en desechos orgánicos como: restos de comida, frutas y verduras, aserrín, cáscaras de huevo, restos de café, trozos de madera, poda de jardín (ramas, césped, hojas, raíces, pétalos, etc.). Esta descomposición se lleva a cabo por microorganismos.

Sigue leyendo

Infoagro Exhibition 2017

Esta semana ha tenido lugar una feria del sector hortofrutícola en Almeria, concretamente en Aguadulce, en el palacio de Congresos y Exposiciones, del 10 al 12 de mayo, Infoagro Exhibition. Esta es una feria muy famosa en la que se congregan distintas empresas del sector (suministradora, comercializadores, investigación…) y agricultores, promoviéndose las relaciones entre ellos. Este es el primer año que asisto y me ha parecido interesante comentar como ha sido.

El objetivo principal de la feria es fomentar las relaciones entre los proveedores de servicios y los clientes potenciales. Para ello la mayoría de los stands se sitúan alrededor de una barra en la que se ofrecen comida y bebida, bajo esta premisa se consigue entablar relaciones de una forma más sencilla y amena.

Sigue leyendo

Guerra al aceite de palma (Segunda parte)

En las últimas semanas ha estado en boca de todos el tema del aceite de palma a raíz de su retirada de ciertos supermercados. Sin embargo, por algunos comentarios que han llegado a mis oídos la situación se ha sacado un poco fuera de contexto y me gustaría aclarar que lo perjudicial del aceite de palma es su consumo en exceso, al  igual que ocurre con las grasas saturadas, pero no un consumo ocasional, podemos seguir disfrutando esos productos que tanto nos gustan situados en la parte alta de la pirámide alimentaria, pero como esta indica de forma ocasional y moderada.

A continuación os dejo un vídeo realizado por uno de mis profesores de la Universidad, Ángel Gil, presidente de la FINUT (Fundación Iberoamericana de Nutrición), con una dilatada experiencia en temas relacionados con nutrición y salud, en él nos explica de donde procede este aceite, sus características y consumo.

INTOLERANCIA A LA FRUCTOSA Y EL SORBITOL

La intolerancia a la lactosa (azúcar de la leche) es ampliamente conocida entre la población, sin embargo, la intolerancia a la fructosa y el sorbitol no están tan difundidas, por eso quiero explicar en qué consisten y los alimentos que son aptos en la dieta de estas personas.

En primer lugar, hay que distinguir entre:

  • Intolerancia: de origen genético, la causa es la deficiencia de la enzima que la metaboliza, como consecuencia se produce hipoglucemia, el tratamiento consiste en la eliminación de alimentos que contengan estos azúcares.
  • Malabsorción: consiste en una dificultad para absorber estos azúcares a nivel del intestino. En este caso el tratamiento consiste en disminuir la ingesta de fructosa y sorbitol hasta un nivel que no provoque los síntomas adversos.

A continuación, voy a mostrar una lista de los alimentos permitidos y prohibidos, sin embargo, hay que tener en cuenta que es una lista general pero cada caso es diferente y la dieta debe adaptarse por lo que habrá que recurrir a un especialista médico o nutricionista.

 

Alimentos permitidos

  • Leche, queso y yogur natural.
  • Carnes y pescados.
  • Huevos
  • Mantequilla, margarina, aceites.
  • Vegetales o legumbres dependiendo del grado de malabsorción y el contenido de estas. Las de menor contenido son: brécol, apio, alcachofas, champiñones, berros, acelgas, espinacas, escarola, endibias y lentejas (< 0,5g fructosa/100 g).
  • Zumo de lima o limón, aguacate.
  • Trigo, centeno, cebada, avena, maíz, arroz, tapioca. Productos elaborados a partir de estos que no contengan sacarosa.
  • Postres y galletas elaborados sin fructosa, sacarosa ni sorbitol.
  • Edulcorantes: glucosa, lactosa, sacarina, aspartamo.
  • Sopas y caldos caseros utilizando alimentos permitidos.
  • Condimentos: especias, hierbas aromáticas, sal, pimienta, mostaza, curry.

Alimentos prohibidos

  • Leche condensada, batidos de leche, helado comercial, yogur con frutas y sabores, bebida de soja.
  • Carnes, pescados y embutidos preparados comercialmente.
  • Preparados comerciales y salsas.
  • Mantequilla de cacahuete.
  • Vegetales y legumbres con alto contenido en fructosa: remolacha, coles de Bruselas, zanahoria, cebolla, tomate, maíz, judías verdes, guisantes, soja, berenjena, pimientos y todas aquellas verduras procesadas.
  • Frutas naturales o en compotas.
  • Pan integral, salvado, germen de trigo, muesli, cereales con adición de azúcar o miel.
  • Helados, sorbetes, pastelería, chocolates, bollería y galletas comerciales.
  • Azúcar de mesa (blanco o moreno), miel, mermeladas, gelatinas.
  • Sopas comerciales.
  • Batidos de leche, frutas, cacao, bebidas refrescantes, granizados, zumos, licores, bebidas alcohólicas.
  • Salsas, aderezos y mahonesas comerciales.

Al seguir esta dieta es frecuente la deficiencia de Vitamina C, por lo que en algunos casos habrá que recurrir a la suplementación farmacológica.

LOS SUPERMERCADOS DECLARAN LA GUERRA AL ACEITE DE PALMA

Diversos estudios demuestran que el consumo de aceite de palma se relaciona con el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares y distintos tipos de cáncer, esto es debido a que contiene un alto porcentaje de grasas saturadas, las cuales favorecen el aumento del colesterol LDL (conocido como “colesterol malo”).

La Organización Mundial de la Salud (OMS) lleva años informando de los peligros de esta grasa para la salud cardiovascular, y el pasado año la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) emitió un comunicado en el que se indicaba que el aceite de palma producía cáncer, esto junto con la nueva normativa sobre etiquetado que apareció en 2014 con la obligatoriedad de declarar estos ingredientes, ha hecho que la población esté tomando más conciencia de lo perjudiciales que son los alimentos que la contienen.

Es por este motivo que los supermercados están comenzando a retirar los productos que contienen esta grasa perjudicial para la salud y el medio ambiente, esta iniciativa la comenzó el supermercado ecológico SuperSano y poco a poco se van uniendo más supermercados. Alcampo ha sido el siguiente en sumarse a la iniciativa, anunciando que retirará todos los productos de su marca que contengan este ingrediente. Otros, entre los que se encuentran Eroski, Alcampo, Dia, Mercadona, Lidl, Auchan o Hipercor que piden a sus proveedores que eviten el uso de esta grasa y cuando no sea posible que este proceda de fuentes sostenibles. Las empresas, sin embargo, aseguran que por el momento no existe alternativa sin alterar las condiciones del producto, ya que esta grasa aporta palatabilidad y no se enrancia tanto como otras lo que hace que la caducidad sea mayor.

La grasa de palma es aquella que aporta la textura untosa, cremosa o crujiente que tanto nos gusta y nos engancha de ciertos productos como la crema de chocolate y avellana, las margarinas, la bollería industrial, los dulces, cremas, patatas fritas y snacks, precocinados, pizzas….

CULTURA DE SOBREALIMENTACIÓN

He elegido este tema para comenzar mi andadura porque es lo que me ha decidido a abrir esta página web, vivimos en una cultura de sobrealimentación y con mi página quiero que la población sea consciente de ello, esté bien informada y actúe en consecuencia puesto que lo que está en juego es ni más ni menos la salud.

La mayoría de la gente dice conocer y seguir la dieta mediterránea, sin embargo, las evidencias nos dicen que entre nuestra población se está instalando la dieta norteamericana, especialmente entre los jóvenes que consumen demasiada carne roja y procesada.

Para perder peso y no volverlo a recuperar hay que tener mucha fuerza de voluntad tanto para adherirse a la dieta como para resistir la gran presión que ejerce la industria alimentaria para poner amplia variedad de alimentos a nuestra disposición, baratos y en grandes cantidades, normalmente procesados y con una elevada densidad energético. Es por esto que vivimos en una cultura de sobrealimentación donde las opciones sanas son más difíciles de encontrar.

               

Según Richard H. Thaler y Cass R. Sunstein estudiosos de la teoría de las finanzas conductuales, en su libro Un pequeño empujón, la gente suele optar por la elección más fácil, esto es lo que sea más accesible y rápido, por este motivo deberían ser más accesibles las opciones saludables.

En la actualidad continúa abierto el debate entre que es peor si el azúcar o las grasas. Ambas tienen su parte negativa. Por un lado el problema del azúcar radica en que se añade en grandes cantidades a los zumos, refrescos y productos envasados; por su parte, la fracción saturada de la grasa tiene un efecto negativo sobre la enfermedad cardiovascular. Sin embargo, no debemos demonizar alimentos, hay que comer de todo, pero sin pasarse, aprender a comer bien.

La obesidad se ha convertido en la gran pandemia del siglo XXI provocando el retroceso en la expectativa de vida, por los problemas cardiovasculares, diabetes y cánceres que lleva asociadas. Diversos estudios han demostrado que las personas con sobrepeso u obesidad tienen mayor riesgo de mortalidad. Mucha gente se pregunta si la obesidad es genética, un estudio de Harvard del año 2012 ha demostrado que solo existe esta asociación en presencia de una dieta no saludable. Para combatir este problema es fundamental el papel de los educadores, los profesionales sanitarios y los medios de comunicación.

La prevención es más importante que el tratamiento, así ahorraremos costes y mejoraremos calidad de vida. Quiero dejar claro que con prevención no me refiero a los chequeos realizados con cierta periodicidad sino a la prevención mediante una dieta y un estilo de vida saludable.