Hidratación saludable

El agua es un recurso natural indispensable para la vida y esencial en la alimentación cotidiana. La ingesta inadecuada de líquidos favorece la deshidratación y se asocia a ciertas patologías como puede ser alteraciones renales, estreñimiento, problemas dermatológicos, entre otros.

Además de la cantidad de líquidos necesarios para asegurar un balance hídrico adecuado en cada situación fisiológica, es importante tener en cuenta el perfil nutricional de las distintas bebidas y tener en cuenta no solo el agua aportada a partir de la ingesta de agua y bebidas, sino también el agua contenida en los alimentos. Una parte importante de nuestro organismo es agua y tenemos que mantener un balance adecuado, las necesidades básicas están en torno a los 1500 ml/día.

Decálogo de la Hidratación saludable (SENC)

  1. Ingerir líquidos en todas las comidas y entre las mismas.
  2. Elegir preferentemente agua frente al resto de bebidas.
  3. Aumentar el consumo diario de frutas, verduras y ensaladas.
  4. No esperar a tener sed para beber.
  5. Mantener las bebidas a temperatura moderada, ni muy frias ni muy calientes.
  6. Niños y ancianos son los colectivos con mayor riesgo de deshidratación.
  7. Elegir las bebidas de acuerdo a la actividad física, necesidades de salud y estilo de vida
  8. Aumentar la ingesta de líquidos en ambientes calurosos, situaciones de estrés y antes y después del ejercicio.
  9. Si se intenta bajar de peso consumir agua y bebidas bajas en calorías.
  10. Como referencia para una correcta hidratación se recomiendan 10 raciones, siendo una ración 200 a 250ml.

Pirámide de la Hidratación saludable (SENC)

Fuente: SENC

Las bebidas ubicadas en la base serán de consumo habitual frecuente y las situadas en el vértice de consumo esporádico u ocasional. Debemos buscar un equilibrio entre las distintas fuentes de líquido.

En la parte baja de la pirámide (grupo 1) encontramos el agua mineral, de manantial o de grifo con bajo contenido en sales.

Más arriba (grupo 2), aguas minerales o de grifo con mayor contenido salino, bebidas refrescantes sin azúcar y café o té sin azúcar.

A continuación (grupo 3), zumos, leche, productos lácteos, bebidas para deportistas, cerveza sin alcohol, bebidas para deportistas, te o café con azúcar.

Grupo 4, bebidas refrescantes endulzadas carbonatadas o no.

Por último, nos indican que las bebidas alcohólicas pueden consumirse con moderación pero no se incluyen en la pirámide.

Pirámide de la alimentación saludable: más información aquí.

Bebidas refrescantes y saludables para el verano: más información aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *