Qué es la acrilamida y dónde podemos encontrarla




¿Qué es la acrilamida?

La acrilamida, de acuerdo con la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (AECOSAN), es un compuesto orgánico que se crea de forma natural en los alimentos que contienen almidón durante los procesos de cocción a altas temperaturas (fritura, cocción, asado y también procesos industriales a 120º y baja humedad).

Pruebas de laboratorio con animales han demostrado que su consumo aumenta la probabilidad de desarrollar mutaciones y tumores, por lo que actualmente existe una preocupación por los niveles de exposición actual a través de la dieta. Sin embargo, en AECOSAN explican que todavía no está demostrado que este compuesto sea cancerígeno en el ser humano. Aunque no se haya demostrado su relación con el cáncer, si que presenta riesgos para la salud.

No es recomendable tostar mucho el pan
No es recomendable tostar mucho el pan

¿Dónde podemos encontrarla?

Uno de los alimentos con mayor presencia de esta sustancia son las patatas fritas. Como ya sabemos su alto contenido en aditivos, carbohidratos, grasas poco saludables y compuestos artificiales la convierten en un alimento que si se consume en exceso puede ser muy peligroso para la salud.

Hace un tiempo la Agencia Británica de Normas Alimentarias recomendó no dorar demasiado las tostadas para evitar el cáncer, esto es debido a la formación de esta sustancia durante el calentamiento del pan cuyo componente principal es el almidón.

También se ha informado recientemente que el proceso natural del tostado del café promueve la liberación de esta sustancia.

La acrilamida está presente en las patatas fritas
La acrilamida está presente en las patatas fritas

Nueva normativa reguladora

Es por esto que el pasado 11 de abril entró en vigor una nueva normativa de la Comisión Europea que establece medidas para reducir la presencia de acrilamida en los alimentos. En este reglamente se incluyen prácticas para reducir los niveles tanto en los productos comprados como en los cocinados en casa. También se incluyen valores de referencia para detectar la presencia de acrilamida en alimentos.

Aunque esta normativa no elimina el riesgo de esta sustancia, una menor exposición y consumo de la misma reduce las probabilidades de desarrollar alguna enfermedad, especialmente si se sigue una dieta sana y equilibrada en la que no abusemos de ningún tipo de alimento.

Enlace a la nueva normativa del BOE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *