Riesgos de consumo de la leche cruda

El pasado martes 17 de Julio la Generalitat de Cataluña aprobaba el Decreto que autoriza la venta directa de leche cruda de vaca en Cataluña, sembrando la polémica por suponer un salto hacia atrás en el tiempo en lo que a seguridad alimentaria se refiere. El propósito que buscan es ayudar a la diversificación de la producción ganadera y fortalecer al sector lácteo catalán, regulando la actividad comercial entre el ganadero y el consumidor final, de acuerdo con un comunicado de la Generalitat.

La leche cruda fue prohibida en España en los años 90 para evitar riesgos sanitarios y ahora vuelve a ser cada vez más demanda por algunos consumidores que ven en ella una fuente de beneficios para reforzar el sistema inmunitario o para prevenir alergias.

Pero lo que todos nos preguntamos es:

¿Es peligroso tomar leche cruda? ¿Qué riesgos corremos al hacerlo?

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) se ha pronunciado al respecto, alertando de que “los riesgos sanitarios son elevados”. “La leche cruda, sin tratamiento térmico, puede contener bacterias patógenas y su consumo puede ocasionar problemas graves, especialmente en niños, embarazadas y personas mayores, entre los cuales se describen casos de meningitis bacteriana”, explica en un comunicado.

El bioquímico José Miguel Mulet, profesor de la Universidad Politécnica de Valencia e investigador del Instituto de Biología Molecular y Celular de Plantas, explica que se pueden contraer enfermedades graves como la brucelosis, el E.Coli o listeria, aunque también apunta que “la leche cruda no es mala en sí misma, el problema puede ser la mala manipulación”. El problema, según Mulet, es que mantener la higiene es complicado. “Si todo el mundo compra la leche cruda y, en menos de 72 horas, la hierve tres veces a 100ºC antes de consumirla no debería haber problemas; pero nos preguntamos ¿esto lo va a hacer todo el mundo?”

La respuesta nos la da Miguel A. Lureña, doctor en Ciencia y Tecnología de los Alimentos y autor del blog Gominolas de Petróleo. Los estudios demuestran que no, investigadores italianos (país donde se comercializa la leche cruda desde hace años) han contrastado que si un 43% de las personas que la toman en Italia sí la hierven antes de consumirla, un 23% simplemente la calienta en el microondas y un 20% la toma al natural sin ninguna precaución. Dejar la responsabilidad en manos del consumidor puede causar enfermedades graves e incluso la muerte.

Datos del CDC (Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades), informan que en EE.UU. (donde se comercializa la leche cruda en algunos Estados) el 81% de los brotes de enfermedades como la listeria, Campylobacter, E. coli y salmonella se registran donde su venta es legal.

Lureña amplía los requisitos necesarios para que esta leche sea segura. Además de hervirla 3 veces a 100ºC dentro de las 72 primeras horas en las que tiene que ser consumida, debemos asegurar la correcta limpieza. También hay que tener cuidado con el transporte de la graja a la casa, ya que si no se refrigera correctamente pueden surgir problemas de crecimiento bacteriano, así como si frigorífico de casa no está programado a los 4ºC de temperatura necesarios para su conservación.

 

También te puede interesar: leche y salud ósea.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *